Lunes, 21 Septiembre 2015

UNA TORTURA LLAMADA ARRASTRE DE GANADO

 
Valora este artículo
(1 Voto)

CP Editorial _

 

UNA TORTURA LLAMADA ARRASTRE DE GANADO

 

Canarias Plural © Juanca Romero H.

meridianoEn esta ocasión, y movido por el repudio y asco que me producen las corridas de toros y todo tipo de festejos en los que se tortura a un animal, me gustaría centrar las siguientes líneas en una actividad que se lleva practicando en Canarias desde que la memoria insular vio como se le ahumaba la cocinilla, y que en esencia podría definirse como una manifestación salvaje y pendenciera de las muchas que tenemos en nuestro archipiélago. El arrastre de ganado, el mismo que ha dejado fajos de billetes a algún que otro político y periodista, y saca a la luz el lado más criminal de quienes lo apoyan e impulsan, no es más que una práctica salvaje en la que se cambia la tortura animal por un puñado de aplausos y babeantes gritos mezclados entre saliva y tierra.

No son pocos los políticos insulares que han alzado la voz para posicionarse en contra de crímenes como los que cada año se celebran en Tordesillas, o prácticas igual de lamentables como las del toro embolado, encierros y otras patrañas disfrazadas de cultura y amparada con presupuestos públicos. Estos mismos políticos de Canarias que alzan la “voz naturista” para decir ¡no al sacrificio animal!, son los mismos que se disfrazan de canariedad y se pasean por las romerías a media sobriedad, enarbolando banderas robadas y aplaudiendo cuando el tarugo agarra la vara y cañea a las bestias para que arrastren el peso que se les impone, que en los arrastres denominados de 1ª categoría, pueden llegar a ser de 1.200 y 1.300 kilogramos de peso. ¿No es esto una tortura?

Arrastre001

<<El arrastre de ganado consiste en que cadayuntade ganado vacuno debe realizar un trayecto de ida y vuelta de 35 metros arrastrando un peso determinado con un límite de tres minutos. La ganadora será la que lo realice en un espacio de tiempo más corto. Cada yunta debe estar formada por vacas o toros (no mezclados). Estas se inscriben en diferentes categorías en función del peso que vayan a arrastrar durante la prueba.>>

Este tipo de prácticas a las que se disfrazan de deporte para subvencionarlas con el dinero de todos, son utilizadas como moneda regionalista, intentando convencer a propios y extraños de que la identidad de los canarios debe pasar a la fuerza por aceptar una actividad cruenta, manchada de sangre y dolor. Y es que al “tarugo” le importa un carajo el concepto del sufrimiento, porque él está acostumbrado a darse leñazos un día y otro también, al compás del pasodoble que marca unos litros de vino, un plato de carne fiesta, y por supuesto, la mano estrechada del “gediente” que busca votos entre bestias y animales –que cada cual distinga a ambas especies-.

Arrastre002Los canarios no tenemos nada de lo que presumir en lo referido al maltrato animal. A la barbarie salvaje del arrastre, debemos sumar las peleas de gallo que aún se practican y no clandestinamente precisamente. Debemos avergonzarnos de las peleas de perros y de cómo muchos insensatos, por no llamarlos salvajes de los cojones, agarran a sus perros de caza y los tiran por los barrancos, junto con cabras y otros animales que ya no son de su conveniencia.

Por supuesto que está bien alzarse contra las corridas de toros y festejos similares practicados en esos pueblos del estado español, pero ¡carajo!, para hablar de la mierda que tiene el vecino en su casa, primero deberíamos airear la nuestra, que en el caso de Canarias, apesta a brutalidad y sangre.

Modificado por última vez en Lunes, 21 Septiembre 2015 21:22