Viernes, 24 Febrero 2017
Más en esta categoría: « EL PALURDO SE VISTE DE PRADA

CANARIAS NO SOMOS TODOS

 
Valora este artículo
(25 votos)

"Puedo callar, dejar de escuchar e incluso dejar de mirar, pero jamás pondré la otra mejilla"

 

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

 

CANARIAS NO SOMOS TODOS

 

Siete u ocho sobre el mismo mar, así reza en uno de los temas más populares del cancionero isleño, y así se ve cuando desde un satélite enfocan las cámaras hacia este punto del Atlántico. Las Islas Canarias emergen lentamente desde una especie de punto G o punto caliente, dejándose arrastrar por las tímidas corrientes hacia destinos poco ciertos.  Y es que el futuro nunca está escrito aunque en el caso de nuestro archipiélago parezca poder adivinarse. Si ponemos frente a un espejo cualquiera de los últimos 6 o 7 cuatrienios, veremos un calco de lo que han sido las tres últimas décadas en lo referido a la forma de entender la política en las islas, y especialmente a la forma de hacer política por parte de quienes se han apoderado de una bandera para hacer presunta apología de un nacionalismo descafeinado e incoherente.

El Parlamento de Canarias durante años ha sido una burda verbena “Pepebenantina” en la que dos se aman y un tercero se encela por tanto amor. Lo curioso y llamativo de estas relaciones de incesto político, es que la más fea es la que siempre elige con quien se queda y cuando decide mandar al traste la relación. En nuestras islas hay generaciones que relacionan a Coalición Canaria con una especie de régimen que aún no ganando las elecciones en muchas instituciones, acaban gobernando, una especie de modelo bolivariano en miniatura que ya no sorprende ni a una tal húngara mentada por tantos y tantos. Ahora la cosa ha cambiado en el patio de vecinos. Ya no son las tres gritonas de siempre las que se pelean desde sus ventanas. La pluralidad ha llegado para quedarse, y el Parlamento que nos representa a todos los isleños ahora se viste con más colores que nunca. En democracia la pluralidad siempre suma cuando es real, cuando por encima de los intereses de tres partidos, emerge la auténtica vocación.

Tenemos el parlamento que la ley electoral permite que tengamos. Si un partido con 2.521 votos puede tener dos parlamentarios y otra formación con 54.375 votos no tiene ningún representante, por muy legal que sea, parece cuando menos injusto. Por supuesto que hay que encontrar la fórmula que permita que todas las islas estén representadas en la cámara regional, pero esto debe conseguirse sin menospreciar al electorado y sin perpetuar el sentimiento de que da igual a quien votes si se lo reparten siempre los mismos.

Del mismo modo que la presencia de Podemos o la Agrupación Socialista Gomera (ASG) debe ser entendida de forma altamente positiva, parece injusto que Ciudadanos o Unidos no tenga espacio en la Cámara. Mención aparte merecería la vomitiva línea de actuación a la que nos tiene acostumbrados la Agrupación Herreña Independiente (AHI), que cuando llegan las elecciones se pega a las siglas de CC a modo de ladilla mitinera, y a mitad de las legislaturas reniegan de su mantenedor.

Si Canarias somos todos, habría que empezar por modificar la actual ley electoral para seguidamente, y siempre desde las legítimas tarimas políticas, empezar a erradicar los amiguismos y las prebendas de las que un buen puñado de ilustres parecen disfrutar. A pesar de que muchos se ríen cuando les hablo de esperanza en lo referido al saneamiento político, estoy convencido de que será posible si CC, PSOE y PP abren sus filas para dar voz y decisión a las nuevas generaciones de políticos al igual que ya lo están haciendo otras formaciones como Podemos, ASG o Ciudadanos. Un Partido Popular con olor a naftalina o un PSOE con luchas internas por ver quién es más mandón, no ayuda en absoluto a regenerar la política canaria. ¿Coalición Canaria?, disculpe amigo lector, pero en este texto no me estoy refiriendo a imposibles.

El 2017 es una realidad hace un par de meses, y sea por cansancio o inocencia, confío en que será un año para construir y tender puentes. En el deseo está que este año sirva para que de una vez por todas, Canarias seamos todos/as.

Modificado por última vez en Viernes, 24 Febrero 2017 08:21